DAN GANAS DE LLORAR

marchas.jpg

Dan ganas de llorar. Es el sentimiento que tengo. No es rabia. No es indignación. Es una tristeza honda e inesperada. Es extraño. Había tenido otras tristezas, pero no una como ésta. Debe ser la violencia, pienso. Eso me pone mal. Es el ímpetu y esa fuerza abrumadora que quema, destruye y mata. Chile se fracturó por una patada bien fea.

Dan ganas de llorar. Ver a otros celebrar, sonreír o fotografiarse frente a la tragedia, es para llorar. ¿No entienden la derrota de un país? Es la ira desatada. Es la revancha que soñaron. Es la réplica furiosa a una desigualdad inmoral. Aún si ganaran. Todavía si quemaran toda esta tierra. ¿Qué queda? ¿Cuál es la victoria? Tal vez sea la venganza y el sabor de ver al poder de rodillas. ¿Qué más? ¿Qué nos deja un país en llamas y sus muertos? Chile se levantó, pero pisoteando, y fuerte, esa dignidad que con justicia dice reclamar.

Dan ganas de llorar. No conocía hasta ahora el odio de Chile. Motivos habrán, pero ver el rostro del desprecio, su palabra destemplada, sus ojos idos, sus piedras y sus armas, me abate. El ser humano contra el ser humano, es la escena más feroz. Se enfrentan como si fueran animales, jaurías furiosas, enemigos. Pero son personas. Seguramente al milico lo espera en su casa una mamá angustiada, parecida a la madre del cabro que anda prendiendo fuego en las estaciones. Familias similares, sencillas, que padecen los mismos males de la marginalidad y la pobreza. Pero ahí están, midiéndose, azuzándose, jugando con la muerte.

Dan ganas de llorar. Ver a un país quebrarse de la noche a la mañana, nos deja perplejos. A pesar del ruido, de las sirenas, de los helicópteros, del estruendo, de las cacerolas y bocinazos, siento silencio. El silencio de tantos que no saben qué decir, qué explicar, qué esperar. El silencio de la impotencia. La boca muda que nos deja el miedo. Ya sabemos. Nos lo han dicho. Fallamos. Durante décadas no vimos lo que hoy nos están enrostrando con la luz del fuego. Falló la política, la elite y quienes gozamos de privilegios. Nunca lo quisimos ver. Como dice un buen amigo, habrá que hacerse cargo.

Dan ganas de llorar. La política, tan importante, aún con todas sus pifias, tan relevante para la democracia, ha mostrado su cara más mezquina. No podría decir que son todos, pero he visto en estos días declaraciones cargadas de ideología, de oportunismo y que solo buscan llevar agua a sus propios molinos. Autoridades, incapaces de condenar la violencia. Otros que apoyan el alzamiento, sin distinción. Algunos, caradura, que buscan culpar al gobierno de turno de este embrollo, exculpándose ellos como si fueran impolutos, como si esto se tratara de una historia reciente. Malas noticias. Izquierda y derecha, han sido vencidas.

Dan ganas de llorar. Por la convivencia quebrada. Por los chilenos. Por nuestros hijos. Por el país. Tal vez haya que hacerlo. Llorar un buen rato, para que después llegue la calma y la reflexión, muy necesaria en estos días.


Por Matías Carrasco.

Estándar

9 comentarios en “DAN GANAS DE LLORAR

  1. Luzma dijo:

    Emocionante columna desde la guata , es demasiado impactante lo que nos ha pasado !debenos hacernos una verdadera autocrítica para tratar de parar este odio con diálogo, humildad ! Felicitaciones !

    Me gusta

  2. Germanita Campos Lagos dijo:

    Hola Matías, soy tu fan #1, la sobrina de Papayo.
    Una vez más has logrado representar en un 100% lo que me pasa. Me sorprende demasiado cómo piensas igual igualito a mi. Y me siento totalmente identificada con tu relato. Cada vez que te leo de hecho, es como mirarme a un espejo mejorador.
    En fin, además de agradecerte por expresarte de la forma que lo haces, quería pedirte permiso para compartir una traducción de este texto al inglés en mi blog, cosa que pueda compartir tu reflexión con mis amigos de afuera.
    Obvio que te la mando para que la revises si quieres pero me encantaría poder hacerlo.

    Espero tu respuesta, y aprovecho de con el agradecimiento que mencioné, dejarte invitado a conocer mi @ProyectoGratitud en Instagram o a leer sobre él en mi blog http://www.agradeceresgratis.blogspot.com

    Gracias de nuevo y saludos!

    Me gusta

  3. Roberto dijo:

    Que fuerte Matías, justamente así me siento y me emocione…, deben ser los años (12 lustros), temo el desenlace por mi país y toda su gente y por mi familia.., por mis hijos grandes que emprenden sus propios proyectos de vida con sus respectivas parejas, por mi mujer y mi hija chica, que no entiende mucho el fondo pero que la forma la tiene asustada, al punto de querer dormir con nosotros dos anoche, y eso que no es tan chica..,
    en fin…, dan ganas de llorar!

    Slds.
    rc

    Me gusta

  4. Pingback: PERSONAS A NUESTRO CARGO | Engage Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s