DIVAGACIONES SOBRE IGLESIA Y FE

fe

Reconozco mi interés por los temas de Iglesia y de fe. Me entusiasma su fenómeno humano y me cuestiona su aspecto divino y santificado.   Por eso de vez en cuando y de cuando en vez, hablo de estos temas y me enredo en discusiones que vale la pena tener pero que, en definitiva, no terminan convenciendo a nadie de ninguna cosa.

Pero a mí, a pesar de los resultados, me gusta hablar de religión y de creencias. Quizás porque hacerlo significa, de algún modo, hablar del hombre y de la mujer, de sus miedos, ansiedades, angustias y esperanzas. Es también adentrarse en la búsqueda de sentido y de la ilusión de esperar siempre un final feliz. Algo que lo venza todo, incluso hasta la misma muerte. Y hablar del ser humano es una cuestión que me quita el sueño y el amanecer.

Es que siempre me he sentido más cerca de los hombres que de Dios. O quizás porque pienso que Dios está en cada uno de ellos y es justamente ahí donde devela su misterio. Tal vez por eso la Iglesia está como está: en el piso. De tanto mirar al cielo, tropezó una y otra vez hasta caer estrepitosamente en un hoyo profundo que nunca se animó a ver en toda su magnitud. Ahora lo puede ver, desde otra perspectiva.

Disfruto mucho pensando la Iglesia. Me considero católico, pero no uno muy obediente. Nunca he sido muy bueno para obedecer órdenes, en realidad. Soy más propenso a sumarme a aquello que me hace sentido. Es muy difícil para mí creer en eso en que simplemente no creo. ¿Cómo engañar a mi conciencia? Soy más fiel a mis pensamientos que a los dogmas o al catecismo de la Iglesia. Para algunos eso es infidelidad. Pero a mi me hace sentir bien. No orgulloso, simplemente bien y algo libre.

Pienso y repienso la Iglesia. No desde las certezas, sino desde la duda. Es como andar en el desierto, pero disfrutando las preguntas. No me atormentan. Me desafían y me abren a un mundo desconocido. Huyo de la verdad. Como dice el biólogo y filósofo chileno, Humberto Maturana, en su “Plegaria al estudiante”, “la verdad seca mi boca, apaga mi pensamiento y niega mi poesía… me hace antes de ser”.

Simplemente no creo en una verdad develada y menos en una que deba ser impuesta. Pero él lo dijo. Jesús lo dijo: “Yo soy la verdad, el camino y la vida”. Pero esa afirmación, me abre una nueva interrogante: ¿quién es Jesús? ¿El tradicionalista, que exige, norma, clasifica y discrimina? ¿o el reformista, que rompe con las reglas y da su vida por quienes más sufren? ¿es el hombre o el resucitado? ¿es el juez o el acusado? Descubrirlo es, para mí, una tarea fascinante e interminable.

En el mes de la solidaridad apareció en distintos rincones la frase: “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”. Por primer vez noté que esas palabras siempre han estado puestas como una pregunta y no como una afirmación. Sería más fácil, pienso, decir: “haz lo que Cristo haría”. Pero sospecho que otros también han recorrido mi camino y han entendido que Jesús – como dice un buen amigo- aún está en construcción. Por eso es una pregunta tan inacabable como íntima y personal.

Y abrirse a un Jesús todavía en obra es abrirse a un mundo entero. Si no hay una verdad que proteger, no hay murallas, no hay miedo, no hay guardias, no hay prejuicios. Se hace más fácil acercarse a otros, a las fronteras, a realidades diferentes, a creyentes y no creyentes, que nos pueden entregar una mirada nueva para descubrir ahí, quién sabe, tres clavos y un madero.

Termino aquí mis divagaciones sobre fe y religión. Las comparto porque me parece interesante, en los tiempos que corren, animarse a preguntarse y a poner la propia experiencia y la propia vida sobre la mesa. La iglesia es lo suficientemente ancha para que allí quepan la verdad de los que creen y la de los que, ladrillo a ladrillo, continúan construyendo su propia fe.


Por Matías Carrasco.

Estándar

Un comentario en “DIVAGACIONES SOBRE IGLESIA Y FE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s