LOS PODEROSOS DE AHORA

carabinero

Mucho se habla de los poderosos de siempre. El concepto fue reinstalado con fuerza a inicios de este Gobierno y ha sonado cada vez que ha sido necesario excusarse, buscar explicaciones o crucificar a alguien por el gusto de ver correr sangre.   Ahí están los grandes empresarios, los políticos, los dirigentes, los jueces, los obispos, los de plata, los que siempre han estado arriba. Todos clavados en la cruz, en la punta del cerro, para que el pueblo pueda tirar sus lanzas, burlarse y hacer de ellos un masivo y lujurioso circo.

Pero nadie habla de los otros, de esa nueva raza que ha nacido al amparo de pendientes y dolores arrastrados hace años:  los “poderosos de ahora”. No son los de siempre. Son los nuevos. Los que habían sido relegados y que por estos días tienen la sartén por el mango. Ellos y ellas tienen la fuerza y la venia para destruir, hacer y deshacer a su antojo. Y lo saben, pero no lo han querido reconocer. Aún sentados en el trono, prefieren pasar piola y seguir pensando que siguen siendo víctimas, inocentes y desarmados.

¿No tienen acaso poder los twitteros que amparados bajo el anonimato de las redes sociales destruyen imágenes, siembran sospechas y humillan?  ¿No tienen poder los encapuchados que ocultos en la masa y a punta de violencia, piedrazos y bombas molotov, rompen la ciudad y  hacen daño sin miramientos disfrazados en viejas y podridas causas anarquistas y antisistema?  ¿No tienen poder los que queman, amenazan y atemorizan en la Araucanía a familias enteras? ¿No tiene poder hoy los estudiantes que deciden cuando y donde marchar aún sin la autorización del Gobierno? Lo tienen, y mucho.

Paradójicamente quienes despotrican contra el poder y sus vicios, tienen entre sus manos eso que tanto aborrecen y lo practican con igual o peor injusticia, con igual y peor violencia, con igual o peor atropello. Y lo hacen con la revancha, con la odiosidad, con la venganza que siembran los tiempos de silencio, desprecio y marginalidad. Dios nos guarde.

Pueden existir razones bien atendibles que nos ayuden a entender porque un muchacho cubre su rostro y destruye, porque otros gozan denostando en 140 caracteres y porque otros tanto incendian praderas y aterrorizan al sur de Chile. Pero más allá de eso, todos ellos y cada uno de nosotros debe aceptar que sus métodos pueden ser tan represores, tan oscuros y tan destructivos como la más poderosa de las dictaduras.

Los poderosos de siempre y algunas de sus viejas y sucias prácticas han quedado, en buena hora, en vitrina. Pero quienes miran la estantería, a veces con rabia y justificada razón, deberían honestamente aceptar que tienen también un revolver al cinto. Y ese poder, quiéralo o no, también abusa, mata y destruye. Habrá que hacerse responsable.

 


Por Matías Carrasco.

Estándar

2 thoughts on “LOS PODEROSOS DE AHORA

  1. Juan Pablo dice:

    Lamentable poder han ganado, es cierto. La rabia, frustración, el sentimiento de injusticia, la inequidad y el cúmulo de escándalos que por años esos “poderosos” de todas las esferas ha salido en el último tiempo, fueron un caldo de cultivo ideal. Como negarlo en todo caso y no “simpatizar” por la causa profunda. Ojala nuestra cultura cívica fuera distinta; nuestra memoria no tan cortoplacista y nuestra clase dirigente un poco mejor en todo sentido. Ojala tambien no tuviéramos que vivir las faltas de respeto, violencia y amenazas como las que hemos escuchado últimamente y que no tienen cabida en el Chile que (espero) pretendemos construir y entregar a quienes tomarán la posta.
    Siempre voy a preferir una sociedad que se manifieste a una dormida. La hace una sociedad y una democracia más sana. Pero obviamente en estos términos se hace muy dificil el dialogo. Finalmente cada uno quiere hacer lo que le place. Egoismo puro.

    Me gusta

  2. Da para pensar tu post. Ayer fui a una charla sobre Salvador Allende y un señor señaló que en la época de la UP no se podía hablar en la UTEM si lo que ibas a pronunciar no era revolucionario. Ahí estaba el poder en ese entonces. Hoy, casi sin ideologías, parece que tampoco hay cosas que se pueden decir a riesgo de parecer momio, conservador, represor o cosas “peores”. Basta ver las reacciones en Twitter y sinceramente no me quiero imaginar lo que pueda pasar en la calle.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s