CARTA ABIERTA A LOS PADRES DE UNA NIÑA TRANS

shutterstock_612160808.jpg

Es difícil comenzar esta carta. Lo he intentado varias veces, sin suerte. Es como querer tomar el mundo en una sola mano, pero de tan grande, de tantos surcos y caminos, se me escapa una y otra vez. Pero debo hacerlo.

Ustedes, los padres de una niña trans, merecen que se cuente su historia y los líos que han debido sortear. Han navegado por años en una realidad desconocida, oculta, llena de prejuicios, opiniones y miramientos de todo tipo. Ustedes han vivido en las fronteras, en las periferias de la vida donde se tejen otras vidas que solo algunos están dispuestos a mirar en toda su hondura.

De todo se dice de los trans y sus familias. Hay análisis políticos, sociológicos, clínicos, religiosos y juicios tremendamente injustos. Pero poco se dice de la historia humana, emocionantemente humana, que se escribe a cada paso y en cada sueño de pequeños niños y niñas que claman libertad y el derecho a ser lo que realmente quieren ser.

Ustedes, padre y madre, han vivido el duelo de dejar ir a quién querían que fuera. Solo ustedes saben cuánto duele. Ustedes, y no otros, han presenciado la semilla, la gestación y el nacimiento de una nueva niña como señal de esperanza y resurrección. Aún en otoño, no los había abandonado la primavera.

No ha sido fácil. Saben de incertidumbres, dudas, angustias y misterios. Han pasado por el desierto, por consultas, especialistas y variados diagnósticos. Sin certezas han caminado buena parte del sendero, abrazados, uno y el otro, sosteniéndose, avanzando todavía a tientas alumbrados solo con el firme propósito de hacer a su hija feliz.

No querían correr riesgos. El futuro era también borroso y sombrío. Saben, como nadie, que llegada la adolescencia y sin espacios de contención y verdadera aceptación, las tasas de suicidio son alarmantemente altas, alcanzando el 50% de la realidad de los trans. Ningún padre, ninguna madre, querría para sus hijos ese final.

Sabían que amar era una decisión, la única decisión. Y bastó que su niña mencionara el nombre que quería, para dar el paso y dejarla libremente crecer. Ya no era necesario el polerón sobre la cabeza como simulando una larga  cabellera. Ya no era un cuento lo de la varita mágica para convertirse en mujer. Ustedes, de puro amor, de sano y valiente amor,  aceptaron lo que por años ella fuertemente deseó.

Y tras el paso, el milagroso paso, brotó la alegría. Y ella, preciosa,  flamante y coqueta, se sintió como nunca protegida, acompañada y tranquila. Amada por sus padres, amada por sus hermanos, amada por su colegio, y que duda cabe,  amada entrañablemente por Dios. Ella, no está sola. Nunca lo estará.

Y para terminar esta carta, permítanme una reflexión. No debiera ser necesaria una ley o una circular del Ministerio de Educación para aceptar a los niños trans en nuestra sociedad. Esos niños y niñas necesitan a gritos amor y acogida. El rechazo puede marcar una vida entera. Por eso, incluirlos debe ser para todos – colegios, iglesias, apoderados, parlamentarios y ciudadanos – una convicción moral.

Me despido, del padre y de la madre y de la niña feliz.  Para ellos, y otros como ellos, todo mi apoyo, agradecimiento y admiración.

Matías Carrasco.

Estándar

12 thoughts on “CARTA ABIERTA A LOS PADRES DE UNA NIÑA TRANS

  1. paula dice:

    Gracias Matías por tu emocionante carta!!! Me imagino el alivio y alegría de esos padres al saberse respetados y queridos por otro que también valientemente se atreve a darles su apoyo al escribir sobre un tema que genera mucho ruido en nuestra sociedad.
    Intentar ponerse en los pies del otro nos ayudará a respetarnos en este y otros temas y el amor es y será siempre el camino correcto.
    Saludos
    Paula

    Me gusta

  2. Maca dice:

    Me emociona, me llena de orgullo y por sobretodo me llena de esperanza saber que hay gente que piensa así. Se necesitan muchas voces para construir una mejor sociedad para todos nuestros niños, y éste es el camino correcto.

    Me gusta

  3. luz maria dice:

    Ufffffffff,!!!!, Que fuerte ,….y que emocionante tu carta Matias, te felicito!. Realidades muchas veces desconocidas para muchas personas.
    Un tema que toca lo mas profundo del ser humano, “La vida misma “! El Amor!!…..
    Que valientes y valiosos papa y mama de ésta famiiia cuya actitud es clave para enfrentar de tan buena forma este difícil asunto. Dan ejemplo de AMOR verdadero ,de humildad,de lucha y nos muestran el Coraje de Aceptar la Aceptación .
    Para ellos también mi apoyo y admiración.

    Me gusta

  4. Carola dice:

    Te felicito. Comparto cien por ciento todo lo que dices. Es una preciosa historia, estoy segura seguirá llena de primaveras!
    Esos padres, ese entorno que la rodea tienen la fuerza, la potencia para generar los grandes cambios! Viva la aceptación desde el amor, viva el respeto por todos y por todas! Entre todos vamos a construir está mejor sociedad, con estos testimonios tremendos no puedo sino estar segura.

    Me gusta

  5. María i dice:

    Maravillosa muestra de amor ,esos padres nos enseñan a mirar más allá de lo que nosotros y otros han puesto como fronteras, ha dejarnos de discursos y a actuar gracias

    Me gusta

  6. Isabel Margarita Price dice:

    Matías, me emociona el leer tu carta a esos padres que me imagino han sufrido lo indecible. Qué fácil es juzgar desde la vereda de enfrente y que difícil debe ser vivir alguna de esas situaciones con algún hijo(a) que son lo que más queremos en este mundo. Gracias por ayudarnos a construir una mejor sociedad haciendo ver que cada vida es valiosa y merece todo nuestro respeto y apoyo por muy fuera de las “fronteras” que se encuentre.

    Me gusta

  7. Carlos Monardes dice:

    Es una hermosa reflexión. A mi me quedan resonando, sin embargo, la resurrección, como metáfora del nacimiento y la apelación a la voluntad de Dios, siendo que es precisamente en su nombre que se hace más escarnio de las personas trans. Sin querer he evocado al uróboro, la serpiente enroscada que se devora a si misma…

    Me gusta

  8. Sylvia Sepulveda M. dice:

    Quienes somos para juzgar y discriminar…todos tenemos derechos y entre ellos está el “SER FELIZ”, SOLO DEBEMOS ACEPTAR Y ACOGER EL AMOR LO PUEDE TODO…EL RESPETO POR EL OTRO…LO ESENCIAL ES AMAR.

    Me gusta

  9. Bernardita dice:

    Matías te felicito por tu linda y emotiva carta llena de cariño, apoyo y Respeto a esos padres q están sufriendo mucho frente al “misterio”de un hijo, con fortaleza, asombro y búsqueda, con dolor y aceptación en situaciones difíciles de la vida. No me cabe duda q el Amor es la unica fuerza q los llevará a seguir acompañando a su hijo, q la entereza con q han enfrentado los llevará a recibir la Paz.
    Felicitaciones a esos padres amorosos, estoy segura q el Señor no los dejará solos en su caminar y recibirán las bendiciones q sólo El sabe regalar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s