¿Cómo encantarse en un país desencantado?

JORNADA DE ELECCIONES PRESIDENCIALES Y PARLAMENTARIAS EN CHILE

Esta pregunta me acompaña desde hace un buen tiempo. Los últimos sucesos de un Chile que ha cambiado, los escándalos en la política, la Iglesia, el mundo empresarial y diversas instituciones han hecho crecer el descrédito y con ello la desesperanza de un país mejor.

Y las últimas elecciones alimentaron también ese malestar. La falta de ideas dieron paso a los insultos y ofensas personales. Se hablaba de una presidencial pobre, aburrida y con una oferta  insípida para un electorado que habita más en la sospecha que en la confianza de sus representantes.

¿Cómo encantarse entonces en un país desencantado?

No tenía muchas respuestas…hasta ayer. Lo que sucede en un día de elecciones es algo parecido a la irrupción de la primavera. Ya no importan las sombras del invierno o cuántas olas golpearon al cactus contra el roquerío o cuán seco pudo haber estado el desierto, pero como una fuerza misteriosa, como una pulsión porfiada, como una convicción en pausa, en el día de las elecciones vuelve a florecer con toda su impronta la democracia.

Ayer vimos a un Chile reencantarse. Es la participación, el compromiso y sobre todo la conciencia de sentirnos parte de la solución, lo que logra que aún en arenas calientes pueda nacer algo nuevo.

La mañana de este domingo desperté con un whatsapp de un vecino celebrando la democracia e invitando a votar. Luego vendrían fotos de familiares y amigos ejerciendo su derecho rodeado de niños en un día de sol. Las calles estaban más vivas que nunca. Los columnistas de fin de semana abandonaban su artillería para alabar el acto cívico y republicano, llamándonos a correr la piedra, salir de la cueva y sufragar. Y afuera, en el extranjero, un viejo de ochenta años lloraba orgulloso y emocionado tras haber cruzado una línea con su opinión, luego de décadas sin poder hacerlo.  Habitaba en todos o casi todos un espíritu alegre y renovado.

Leí por ahí que el valor relativo de un voto es muy, muy bajo. Que existen más probabilidades de ganarse el Loto o de ser alcanzado por un rayo que tener real injerencia en el resultado de una elección. Eso es la estadística. Pero detrás de cada inclinación hay un ideal y un intento – inútil o no- por colaborar a ese país que soñamos. Y lo sueños traen consigo, otra vez, la esperanza.

Ya se anuncia una estrecha competencia en segunda vuelta.  Habrá que esperar al 17 de diciembre para saber si vendrán tiempos mejores o gobernará el Chile de la gente. Hay que estar ahí y participar. Mientras tanto, yo me quedo con la idea de un país que puede volver a reencantarse y otra vez sonreír. Aunque sea por un solo día.

 


Por Matías Carrasco

 

Estándar

CHILE CRUEL

Fallece la niña que le pidió eutanasia a Presidenta Bachelet.

Escribí brevemente en Facebook sobre Daniela Vargas, la niña de 13 años que murió luego de que la Red de Salud Christus UC decidiera no incluirla en la lista de trasplantes argumentando que “la condición de precariedad familiar, social y personal de la paciente hacen que el trasplante cardiaco no esté indicado”.

Escribí sobre las inconsistencias de nuestra Iglesia Católica. Señalé que no era posible exigirle a una joven adolescente en situación de vulnerabilidad seguir adelante con su embarazo, pues ella podría argüir el mismo planteamiento: “mire, mi situación de precariedad familiar, social y personal hacen que el nacimiento de un hijo no esté indicado”. Pregunté por qué en el caso de Daniela no se hicieron más esfuerzos por defender su vida, siendo ella, al igual que un embrión, persona. Y concluí que por este tipo de dobleces, a los católicos se nos estaba dejando de creer y querer.

Algunos celebraron el comentario. Y otros me plantearon que éste no era un asunto valórico, sino clínico. Un buen amigo, me compartió el comunicado de la institución de salud y me recomendó conocer el caso a fondo, antes de emitir comentarios. Intenté hacerlo.

Leí la versión de Christus UC. En ella se reitera que “no aplica y no ha aplicado jamás un criterio de selección de sus pacientes basado en su capacidad económica ni su condición social”. Se explica que un 90% de pacientes en trasplantes cardiacos pediátricos provienen de hospitales públicos y que un 70% de los pacientes trasplantados son beneficiarios de FONASA.

Se describe cronológicamente el caso de Daniela. Su ingreso y evaluación en el hospital, la revisión de su situación en el Comité de Ética, y finalmente el envío de un informe al SENAME detallando la situación de precariedad que hacía inviable el trasplante y solicitando una serie de condiciones mínimas para revertir la situación. Entre ellas se cuentan la presencia de un adulto al cuidado casi exclusivo de la paciente; la existencia de un hospital pediátrico a la mano ante posibles recaídas y hospitalizaciones; y que el cuidado y el soporte que reciba Daniela mediante la tuición del SENAME, permanezca sin límite de edad, dada la condición cognitiva insuficiente de la menor.

El comunicado señala que la carta no tuvo respuesta y la paciente fue trasladada al Hospital de Puerto Montt. Tiempo después, Daniela murió.

Entiendo la complejidad del asunto. Comprendo el carácter técnico y clínico de un proceso como éste. Es cierto. El Hospital de la Católica no es el único responsable. Sería injusto atribuirle todo ese peso. Pero advierto, por lo crudo de este caso, que aparece ahí una hebra para descubrir una realidad triste y oscura: la de un Chile cruel.

A Daniela la dejaron morir por su condición de precariedad. ¿El Sename? ¿El Estado? ¿El Hospital? Quién sabe. Así también mueren anónimamente viejos en la calle, enfermos esperando atención, niños y adolescentes del SENAME, hombres y mujeres baleados en poblaciones donde nadie entra.

Es un Chile insensible, que tras el hallazgo de una historia como ésta, se estremece, twitea, dramatiza y luego, vuelve otra vez a la vida de un país anestesiado. Por eso el tango se repite en los mismos barrios, con la misma gente, en las mismas cárceles, con igual violencia y abandono.

Puede que Chile crezca. Puede que aumente el empleo y los sueldos mejoren. Tal vez lleguemos a ser un país desarrollado y encumbrado en los rankings de competitividad. Pero si no abrimos los ojos, si no abandonamos la lógica del rendimiento, si no empezamos a mirarnos, de nuevo, como personas, seguiremos siendo un Chile cruel.

Quizás por eso mi desilusión con la Iglesia. Quizás por eso mi comentario – injusto o no- con el Hospital Clínico de la UC. Porque tenía la esperanza de encontrar ahí un paréntesis. Porque imaginaba que un gran “Christus” en la fachada aseguraría a Daniela acogida, cariño, resguardo y protección, mucho más allá del protocolo, mucho más allá de los límites de un país indiferente.

 


Por Matías Carrasco.

Estándar

NI TAN PRO VIDA…

kast piñera.001

José Antonio Kast y Sebastián Piñera fueron férreos defensores de la vida en la tramitación del proyecto de despenalización del aborto en tres causales. Levantaron las banderas de los pro vida, citaron a Dios y pusieron el mandamiento “no matarás” como un escudo impenetrable donde no había espacio para una opinión distinta. Sus convicciones personales y su Fe los dejaban del lado de quienes buscan proteger la vida  siempre, desde la concepción hasta la muerte natural.

Pero esta semana algo cambió. José Antonio Kast advirtió que si alguien entraba a su casa él dispararía y Sebastián Piñera apuntó más alto y declaró que si alguien mataba a su hija él le partiría un martillo en la cabeza.

Es interesante. Si uno observa el fondo de lo que plantean, se dará cuenta que ellos están aceptando, al fin, que la defensa de la vida no es un absoluto. De alguna manera están diciendo que ellos velarán por la vida solo en ciertas condiciones, siempre y cuando, ellos ni sus familias se encuentren bajo amenaza.

Sí, es cierto. Se trata en este caso de legítima defensa. Pero es justamente la legítima defensa el argumento para entender que en la vida existen casos excepcionales, encrucijadas morales, situaciones extremas, que le hacen a uno tomar decisiones tan difíciles y lamentables que pueden acarrear, incluso, la muerte de otras personas.

Hay chilenos que elegirán abortar. Hay otros que, aún con la ley vigente, nunca lo harían. Y hay ciudadanos que decidirán tener un arma en su casa y usarla en caso de ser necesario. Y hay otros que, por ningún motivo, la tendrían. Kast no permitiría un aborto pero sí estaría dispuesto a balear a un delincuente. No solo eso, invita – con su ejemplo- a armarse y defenderse amparados en la ley. Piñera tampoco estaría disponible a interrumpir un embarazo, pero sí haría añicos la cabeza de quién atente contra la integridad de su familia.

¿Cambiaron entonces de parecer?

De ninguna manera. Pero, en este caso, sí se pusieron en el lugar del otro, de quién es violentado, vulnerado y puesto en una situación límite. Seguramente porque están más cerca de vivir una escena como ésa que la de un aborto. Por eso empatizan, a tal punto de contrariar un mandamiento y un absoluto que decían defender a raja tabla.

Y esto que pasó es interesante porque nos ayuda a ver la vida con todas sus complejidades y no desde púlpitos morales donde muchas veces sentenciamos con vehemencia, soberbia, distancia e injustas etiquetas sociales.

Nadie es tan pro vida ni tan pro muerte. Un aborto y la muerte de una persona, por antisocial que sea, serán siempre una derrota que debe mirarse en toda su hondura y misterio.

 


Por Matías Carrasco

 

 

Estándar

SIN RESPETO

bachelet

Seamos sinceros. A la presidenta Bachelet nunca se le ha tenido mucho respeto. Su figura, sus palabras, sus gestos, su manera de ser o sus ideas generan en varios un rechazo evidente. Haga lo que haga, diga lo que diga, ya fue sentenciada.

Hay en Chile una especie de Bacheletfobia que algunos intentan simular con elegancia pero que otros no pueden resistir. Y aparece la rabia, la indignación y el odio. Por eso los gritos en el Tedeum Evangélico en contra de la mandataria son solo el corolario de una falta de respeto que se ha gestado en nuestro país hace mucho.

Y si somos más sinceros, estaremos de acuerdo que al ex Presidente Piñera tampoco se le respeta. Sus tics, su rol empresarial, su fortuna, sus negocios, sus arranques y su verborrea tienen a otros tanto con una Piñerafobia incontenible. Por eso lo escupen de vez en cuando y lo agravian cada vez que se da la oportunidad.

Y si continuamos con esta honestidad brutal, coincidiremos en que tampoco hay mucho respeto por José Antonio Kast, por Camila Vallejo, por Beatriz Sánchez o por Alejandro Guiller. Es cierto. La clase política ha dado razones para tentar al insulto, pero es igualmente cierto que nos hemos convertido en un país chato, incapaz de soportar una posición diferente a la propia.

En ocasiones, los que levantan las banderas de la diversidad no son tan diversos como parecen y quienes predican el amor al prójimo, no son tan cristianos como dicen ser.

De tanto ímpetu, de tanto fanatismo, de tan obcecados estamos perdiéndonos en un bosque de ofensas, garabatos, golpes y desprestigio. Lo vimos en los debates de primarias, lo vimos en la discusión del proyecto de aborto en tres causales y lo vimos ayer cuando a Bachelet le gritaron asesina y vergüenza nacional en las puertas del templo sagrado.

Pero no son pocos. No es una excepción. Porque más allá de lo que uno ve públicamente, en conversaciones de pasillo, en grupos de whatsapp, en redes sociales, en sobremesas y encuentros de fin de semana, el panorama es igual o peor. Y, con o sin querer, contribuimos todos a un Chile sin respeto.

Está bien la crítica. Está bien el análisis. Está bien la opinión, por dura que parezca. Todo eso ayuda al debate de ideas y obliga a esforzarse a pensar, a rebatir y a ir en busca de nuevos argumentos. Pero todo el resto está de más. Solo daña y envenena la convivencia nacional.

Estamos viviendo en un Chile de cambios. Intuyo, para desgracia de muchos, que esto no termina con Bachelet. Aún los “tiempos mejores” traerán preguntas, incertidumbre y más discusión. Y en ese tránsito necesitamos ideas, conversación, apertura y, sobre todo, respeto.

Es nuestra travesía por el desierto, por el más árido y seco del mundo, el mismo que florece sorpresivamente justo antes de primavera. Y ahí está nuestra esperanza.

 


Por Matías Carrasco.

Estándar

TEMAS VALÓRICOS, CATÓLICOS Y VERDAD

catolico

En los temas valóricos, tan de moda, a los católicos se nos pide actuar conforme a la verdad. Y cuando digo la verdad me refiero a esa verdad que para muchos ya fue develada y se encuentra incluso escrita en el catecismo de la Iglesia.

Es esa verdad que el Cardenal Medina le enrostró a Carolina Goic y a los parlamentarios que votaron a favor de la ley de despenalización del aborto en tres causales. Es esa verdad que el candidato presidencial José Antonio Kast enarbola en temas de moral sexual. Es esa verdad estampada en tantos altares que nos promete nos hará libres.

Es una verdad que se nos exige respetar. Es el barómetro que para tantos marca la calidad de un católico y su fidelidad a la institución.  Por eso es tan clara la posición de la Iglesia. Porque lo suyo es una verdad del porte de una catedral, escrita y normada. Por eso las medias tintas no tienen un lugar. Por eso para los católicos “de verdad” los niños son niños y las niñas son niñas, el matrimonio es para procrear y el amor más puro es entre un hombre y una mujer. Todo lo demás, si no es verdad, es mentira, ideología o confabulación.

Pero yo no conozco la verdad, al menos no esa con mayúscula y escrita a raja tabla. No la conozco porque simplemente no creo que esté alli blindada en la doctrina ni en el código canónico. Y además porque creer en la verdad significa el fin de la historia. Si el tesoro ya fue descubierto solo resta defenderlo y asegurar su herencia de generación en generación. Yo  no estoy dispuesto.

El problema, para mí, es que quién tiene la verdad entre sus manos, no necesita buscar más. No hay  espacio para otras vidas.  No hay espacio para nuevas aventuras y descubrimientos. Se esfumó el asombro. Si la verdad ya está dicha, todo aquello que no entre en el cuadro olerá a amenaza, a peligro o peor aún, al mismísimo demonio. Y yo ya no creo en el diablo.

Lo mío son más preguntas que certezas. Prefiero la duda. Es incómoda, inquietante, a veces quema, pero se abre tras ella todo un mundo. Lo que amenaza aleja.
La pregunta, en cambio, invita a acercarse, conocer y buscar una respuesta… respuestas que se encuentran mucho más allá de las fronteras de nuestra Iglesia.

Entonces, de tan incrédulo, ¿en qué creo?

Creo en la verdad del amor, esa que nos vinieron a contar hace 2.000 años. Ese amor que transforma y alienta la esperanza. Y en esa verdad caben todos, absolutamente todos.


Por Matías Carrasco. 

Estándar

¡ABAJO LA IGLESIA DE MEDINA!

cardenal medina

¡Abajo la iglesia de Medina!

la del miedo y la condena,

la jerárquica y grandiosa

la de olor a naftalina.

 

¡Abajo la Iglesia de Medina!

la de culpas y de infiernos,

la cegada por las reglas,

la pasada a moralina.

 

¡Abajo la Iglesia de Medina!

la encerrada en el sagrario

la de anillos y de venias

la que apunta a la vecina.

 

¡Abajo la Iglesia de Medina!

la de altares en lo alto

la lejana y la encumbrada

más allá de la colina

 

¡Abajo la Iglesia de Medina!

la que dicta y la que ordena

las verdades verdaderas

desde Chile hasta la China.

 

¡Abajo la Iglesia de Medina!

la que excluye y que margina

de la mesa a sus hermanos

que no almuerzan ni cocinan.

 

¡Abajo la Iglesia de Medina!

que es la misma que la mía

la imperfecta y pecadora

que yo espero se redima.

 

Amén.

 

Versos inspirados en la última carta del Cardenal Medina publicada en El Mercurio. Ver en el siguiente link 


Por Matías Carrasco.

Estándar

CARTA ABIERTA A LOS PADRES DE UNA NIÑA TRANS

shutterstock_612160808.jpg

Es difícil comenzar esta carta. Lo he intentado varias veces, sin suerte. Es como querer tomar el mundo en una sola mano, pero de tan grande, de tantos surcos y caminos, se me escapa una y otra vez. Pero debo hacerlo.

Ustedes, los padres de una niña trans, merecen que se cuente su historia y los líos que han debido sortear. Han navegado por años en una realidad desconocida, oculta, llena de prejuicios, opiniones y miramientos de todo tipo. Ustedes han vivido en las fronteras, en las periferias de la vida donde se tejen otras vidas que solo algunos están dispuestos a mirar en toda su hondura.

De todo se dice de los trans y sus familias. Hay análisis políticos, sociológicos, clínicos, religiosos y juicios tremendamente injustos. Pero poco se dice de la historia humana, emocionantemente humana, que se escribe a cada paso y en cada sueño de pequeños niños y niñas que claman libertad y el derecho a ser lo que realmente quieren ser.

Ustedes, padre y madre, han vivido el duelo de dejar ir a quién querían que fuera. Solo ustedes saben cuánto duele. Ustedes, y no otros, han presenciado la semilla, la gestación y el nacimiento de una nueva niña como señal de esperanza y resurrección. Aún en otoño, no los había abandonado la primavera.

No ha sido fácil. Saben de incertidumbres, dudas, angustias y misterios. Han pasado por el desierto, por consultas, especialistas y variados diagnósticos. Sin certezas han caminado buena parte del sendero, abrazados, uno y el otro, sosteniéndose, avanzando todavía a tientas alumbrados solo con el firme propósito de hacer a su hija feliz.

No querían correr riesgos. El futuro era también borroso y sombrío. Saben, como nadie, que llegada la adolescencia y sin espacios de contención y verdadera aceptación, las tasas de suicidio son alarmantemente altas, alcanzando el 50% de la realidad de los trans. Ningún padre, ninguna madre, querría para sus hijos ese final.

Sabían que amar era una decisión, la única decisión. Y bastó que su niña mencionara el nombre que quería, para dar el paso y dejarla libremente crecer. Ya no era necesario el polerón sobre la cabeza como simulando una larga  cabellera. Ya no era un cuento lo de la varita mágica para convertirse en mujer. Ustedes, de puro amor, de sano y valiente amor,  aceptaron lo que por años ella fuertemente deseó.

Y tras el paso, el milagroso paso, brotó la alegría. Y ella, preciosa,  flamante y coqueta, se sintió como nunca protegida, acompañada y tranquila. Amada por sus padres, amada por sus hermanos, amada por su colegio, y que duda cabe,  amada entrañablemente por Dios. Ella, no está sola. Nunca lo estará.

Y para terminar esta carta, permítanme una reflexión. No debiera ser necesaria una ley o una circular del Ministerio de Educación para aceptar a los niños trans en nuestra sociedad. Esos niños y niñas necesitan a gritos amor y acogida. El rechazo puede marcar una vida entera. Por eso, incluirlos debe ser para todos – colegios, iglesias, apoderados, parlamentarios y ciudadanos – una convicción moral.

Me despido, del padre y de la madre y de la niña feliz.  Para ellos, y otros como ellos, todo mi apoyo, agradecimiento y admiración.

Matías Carrasco.

Estándar