¿Y NO LOS DEJARON BAJAR?

Vale la pena ver el comentado video de la ministra del Interior, Izkia Siches, en la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados. Y vale la pena no para hacer leña del árbol caído, sino para detenerse en un momento, casi imperceptible, que resulta bien simbólico de lo que estamos viviendo.

La secuencia es más o menos así: la ministra hace la denuncia sobre un avión con migrantes expulsados, en la gestión Piñera, que regresó a Chile con todos sus pasajeros. Se genera un murmullo en la sala. Asombrada, una persona pregunta: “¿con todos sus pasajeros?”. “Con todos los pasajeros expulsados” – responde enfática la autoridad, en una frase muy bien pronunciada. Entonces, desde el mismo lado de la mesa se escucha una nueva interrogante: “¿no los dejaron bajar?”. Se hizo un silencio extraño, incómodo, de apenas un par de segundos. No hubo respuesta. La ministra gira la cabeza, titubea, acomoda su mascarilla, y dice, como para salir del paso: “lo que sí quiero desde ya señalar…”, y se va por otro lado, habla de que si a ellos les hubiese ocurrido sería portada de La Segunda, felicitó irónicamente al gobierno anterior por tapar el asunto con tierra, dijo varias veces que esto era gravísimo, se preguntó por el destino de los retornados (“¿dónde están?”) y aseguró que en la actual administración evitarían una chambonada como esa. Todo con histrionismo e indignación.

Lo interesante es que la pregunta más reveladora de todas (“¿no los dejaron bajar?”), la que buscaba indagar en el caso, explicar la anomalía, averiguar qué diablos había pasado, fue escuchada, pero por algún motivo, completamente ignorada. Tal vez si se hubiese tomado en cuenta, la ministra habría dicho algo del tipo “no tengo información al respecto”, y esa misma duda hubiese generado otra, y otra, y otra, y con tres preguntas al hilo se habrían dado cuenta que no existía mucho fundamento para tamaña acusación. La personera habría advertido, ahí mismo, que le soplaron mal y los parlamentarios habrían notado que, esa sí, era una chambonada. Pero, no.

Algo raro está pasando. Pareciera que no importa la verdad, o al menos, intentar acercarse a ella, a pesar de que esté ahí, a un costado, como un zumbido. En esa sala una persona quiso averiguar qué sucedió en realidad, pero nadie le dio bola. Algunos consideraron más entretenido seguir escuchando la historia de la ministra (contada con harta gracia), y otros estaban felices de cerciorarse de que el gobierno saliente era, definitivamente, el peor de la historia.

Hoy existe más interés en las consignas bien articuladas, en los entretelones, en los twits encendidos y sobre todo en aquello que confirma nuestras propias creencias y prejuicios, que en adentrarse en los serios, lentos y aburridos caminos que llevan hacia la verdad.

Y no es que la verdad se nos escabulla a cada rato, como un hábil ladrón. Muchas veces está ahí, a uno o dos pasos. En ocasiones hay que esperar el resultado de una investigación para saber si alguien es culpable o no. En otras, es necesario informarse un poco, levantar el teléfono, ojear un diccionario, confirmar con ciertas fuentes, revisar la prensa o preguntarse a uno mismo si lo que va a decir, lo que va a postear, será prudente, justo o cierto. Pero es muy difícil hacerlo. Significaría poner freno a la propia ansiedad y a esa práctica, voraz y adictiva, de congraciarse rápidamente con las audiencias para recibir, cada tanto, aplausos y reconocimiento.

Es cierto que esto ocurre hace rato en las redes sociales. Sobre todo, ahí. En el mismo saco, están las fake news y todas esas cosas. Ya estamos acostumbrados. Pero no es lo mismo que lo haga un tipo cualquiera, ocioso, con ganas de embarrarle el día a alguien, a que autoridades del más alto nivel caigan en el mismo juego, conscientes o no de lo que están haciendo. No es solo la ministra del Interior. La cosa es más grave y transversal.

El perdón de Izkia, oportuno y sincero, es un buen signo. Lo hizo apelando a un espíritu republicano. Y desde ese mismo espíritu debiéramos todos bajar un par de cambios y disponer el oído para escuchar esa pregunta, ese molesto zumbido, que nos puede acercar a la ingrata e incómoda verdad.    

Por Matías Carrasco.

Estándar

Un comentario en “¿Y NO LOS DEJARON BAJAR?

Responder a Luzma Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s