ANDY

ANDY

Estoy con usted. Ver a un niño de cinco años convertido en una niña es fuerte. Nadie puede quedar indiferente. No estamos acostumbrados a conocer realidades de este tipo y menos a verlas con nombre y apellido, con la carita despejada y a todo color. Y lo presenciamos por primera vez con la impactante historia de Andy, en el programa Contacto de Canal 13.

Sigo con usted. También es fuerte que una familia decida acceder al deseo de su hijo a ser tratado como una niña a tan temprana edad. Seguramente las preguntas que uno se hace sean las mismas que Andrea y Víctor, padres de Andy, también se hicieron y se siguen haciendo. ¿Habrán elegido el camino correcto? ¿No estarán exponiendo a su hijo a más burla y discriminación? ¿No era más prudente esperar a que Baltazar, el niño antes de Andy, tomara con más consciencia esa decisión?

Sí, tiene razón: todo esto le puede parecer extraño, poco común…pero es también tremendamente humano.

Los rostros de esos padres no hablaban precisamente de un capricho por ver a su niño entre polleras, aros y muñecas. Más bien había allí un hondo sufrimiento y el legítimo sueño de todo padre y madre por hacer a su hijo feliz.

Imagino que Víctor y Andrea nunca desearon un niño transgénero. Pero aun así, lo aceptaron. Contra todo prejuicio, lo abrazaron. Todavía con dudas, decidieron vivir la vida que su hijo quería con tanta fuerza vivir.

El dolor de esos padres se nota y el miedo por el futuro también. Dejar partir al pequeño Baltazar no debe ser fácil. Su madre hablaba de un duelo difícil de superar. Y tomar la decisión de llamarlo, educarlo y vestirlo derechamente como una niña, tampoco. Su padre reconocía llorando cuánto le dolió comprar su primer vestido, pero también comentaba con alegría como vio “levitar” a su hija de felicidad tras recibir el regalo. ¡Y vaya qué regalo!

No es gratis su elección. Y ellos, mejor que nadie, lo saben. No sólo Andy sino también toda su familia está expuesta hoy al juicio social y a la crítica de buena parte de los chilenos. Serán tema de conversación y materia de análisis en varias sobremesas. Serán blanco también de juicios morales y exclusión. Serán apuntados con el dedo en su paseo por el mall, la plaza o el vecindario.

Pero por alguna razón, sabiendo de todo esto, Víctor y Andrea han decidido seguir adelante. ¿Por qué? Quizás porque saben que lo mejor que pueden hacer por su hijo es quererlo tal cuál es, sin condiciones. Quizás porque entienden que la acogida y la aceptación que a Andy le costará tanto encontrar en su colegio o en la sociedad, ellos sí pueden dársela en su propia casa. Quizás porque intuyen, a falta de certezas, que una pieza rosada sea para su hijo el mayor gesto de amor. Al final, lo único cierto, es que Andy debe estar sintiendo el apoyo y la convicción de que no estará sola, ni ahora ni nunca. Y hay en eso una gran enseñanza.

Andy ha obligado a su familia y a nosotros a viajar hasta las fronteras del ser humano. Ese lugar donde aparecen historias al límite y casos que, más allá del bien o del mal, simplemente existen y debemos aprender a respetar.

¿Estará la familia de Andy en lo correcto? No lo sé. Habría que estar en su lugar. Pero por lo visto la noche del domingo, y evitando todo juicio, aparecieron ahí tremendos pedazos de amor, entrega, sacrificio, valentía y humanidad. Aunque nos cueste entenderlo.


Por Matías Carrasco.

Estándar

17 thoughts on “ANDY

  1. carolabao dice:

    Varias veces le he repetido a mis hijos que el prejuicio nace de la ignorancia; que a la sociedad no le gusta lo distinto, lo que está fuera de lo normal, entendiendo por ello el promedio…y con estás realidades cuestiono mis propios prejuicios y no dejo de decirme, cuán ignorante soy!!! y de preguntarme, dónde estaría Jesús en este momento…no me cabe duda que junto a Andy y su familia…nos queda mucho por aprender….pero tengo la esperanza de que logremos ser menos prejuiciosos y más humanos…
    Por de pronto, alabo la valentía de estos padres que son capaces de amar a su hija por lo que es, no por lo que ellos preferirían…me queda mucho camino por recorrer

    Me gusta

  2. Lola dice:

    Era necesario este artículo ? Cuestionando todo y después apoyarlo, siento que intentas tener un discurso al respecto , pero en realidad no dices nada, solo palabras bien usadas, cero contenido.

    Me gusta

    • Hola Lola. Quizás tengas razón y no hay en esta columna nada importante que decir. Sólo que no basta que consideremos algo “raro” para emitir un juicio o una condena. Una alternativa es descubrir que tras una historia extraña puede haber una historia humana de la que podríamos reflexionar y aprender. Sólo eso. Gracias por lo de “palabras bien usadas” y por tu comentario. Saludos!

      Me gusta

  3. eve dice:

    Tengo una hija trans de 6 años, que vive como niña hace ya 1 año, ha sufrido discriminación, rechazo y también ha tenido mucho apoyo y mucho amor de gente maravillosa… y solo quiero pedir el mas respetuoso uso del vocabulario para nuestras hijas… ANDY no es un niño vestido de mujer… es una niña hermosa y valiente que ha sido capaz de decir al mundo lo que siente.. y que tiene unos padres que ante todo la aman incondicionalmente… no olvidemos que al pasar el tiempo mi Selenna y Andy serán capaces de leer estos comentarios y no merecen ser tratadas como personas raras… sino muy por el contrario merecen todo nuestro respeto por haber sido capaces de celebrar el milagro de ser ellas mismas….Un abrazo ¡¡¡

    Me gusta

    • Hola Eve! Perdona si esta columna te hirió a ti o a tu hija en algún sentido. Ese no era, en ningún caso, el objetivo de mi reflexión. Yo también consideró a Andy una niña valiente capaz de decirle al mundo lo que siente y que merece todo nuestro respeto por ser lo que es. Mi interés era hacer ver que antes de emitir un juicio o una condena, nos demos cuenta que tras un caso que nos puede parecer extraño, hay una tremenda historia humana de la que tendríamos que aprender y reflexionar, justamente para evitar los prejuicios, la exclusión y la discriminación. Perdona si no fue interpretado de esa manera el mensaje. Un abrazo para ti y Selenna.

      Me gusta

  4. Magdalena Sandoval dice:

    Perdón, pero creo que hay cosas mucho más relevantes que un simple comentario doméstico, sobre qué decir de la situación de Andy y que ayudaría a la gente común y corriente a entender y a aceptar sin tantos rodeos lo que le pasa. Pobre tu artículo.

    Me gusta

  5. Andrea dice:

    Hola te agradezco que pongas el tema en el tapete, fuerza a esos padres y fuerza para Andy , ya que siempre habra personas dispuestas a encontrar error a todo!! cariños

    Me gusta

  6. No le vi nada de malo a tu artículo, tan simple como que intentas verlo desde la óptica común e invitas a la reflexión. Ciertamente no es fácil para nadie, incluso para las personas trans, asumir lo que sienten, gracias a Dios Andy se ha dado cuenta en medio de su inocencia y eso lo hace llevadero pero descubrirlo luego, en plena conciencia, genera tanto malestar, tanta angustia que es cuando sobrevienen las desgracias. Felicidades a estos padres, ojalá el mundo siga su ejemplo y todos amen a sus hijos por sobretodas las cosas y por encima de cualquier facultad, destreza, orientación o ausencia de ellas

    Me gusta

    • María Gabriela dice:

      José: Leí tu comentario y sentí una pena tan profunda como tu ignorancia. Espero de todo corazón que la gente con un pensamiento limitado y básico como el tuyo sean la minoría en este país.
      Tremenda la valentía demostró la familia de Andy, viendo la persona que es su hija y comprendiendo que su identidad va mucho más allá de sus genitales. Un ejemplo!

      Me gusta

  7. Carmen Rosa dice:

    creo que es muy fácil hablar sin vivirlo… uno como padres siempre quiere lo mejor y que nuestros hijos sean felices! y los papas de Andy tienen que haber hecho mil cosas antes de llegar a esa solución, yo solo les mando mucha fuerza y admiro su valentía!!! ya que ninguno!!!!!!….estamos libres de pasar por eso.

    Me gusta

  8. Luz María dice:

    Una vez mas Matias haces un buen comentario Y poniendo tu pluma en esta historia nos obligas a pensar a reflexionar sobre este tema tan desconocido , tan humano y tan real al mismo tiempo. Felicito a esos papas por su gran valentía e inmenso Amor ,ellos han hecho lo que su corazón lleno de amor por Andy les ha dictado ! Muy notable!

    Me gusta

    • Matías Carrasco,
      Mucho cuestionamiento, poco contenido, pero se entiende…
      José Pelaez:
      Solo dejas en evidencia, por tu forma de escribir, ( mayúsculas), tu lastimosa ira.Quizá eres un ” hombre cobarde” que no ha logrado dar una lucha valiente, revelando lo que ” eres realmente”, por temor a ser juzgado por ” gente ignorante”, como hoy tu lo haces con un niño de seis años, que sin lugar a dudas podría presumir mucho más coraje e inteligencia que tu.
      Ojala a nadie se le ocurra hacer lo que en tu mente resentida propone y mucho menos, cortar tu cerebro para ver lo que tienes dentro.
      Fuerza Pelaez y atrevete…..

      Me gusta

      • Pedro dice:

        Me encantan respuestas como las tuyas, Constanza, dejan entrever qué entienden por “diálogo” y por “apertura” los progresistas que comentan aquí. No se tolera ningún comentario que si quiera tenga apariencia de ir en contra de lo políticamente correcto, que en este caso es encontrar a “Andy” y su familia, una sagrada familia del siglo XXI.

        Me gusta

  9. Pingback: Ser diferente – Vínculos y Educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s